Enfermedades Coronarias y Actividad Física

2011-07-27
Existen múltiples estudios que confirman que una persona sedentaria corre un doble e incluso un triple riesgo de muerte, por una enfermedad en las arterias coronarias, con respecto a una persona físicamente activa. Por su parte, cabe destacar que realizar actividad física de baja intensidad como por ejemplo caminar, trotar levemente o hacer actividades de jardinería, reduce sustancialmente el riego de adquirir una enfermedad coronaria, con lo que se ha demostrado que no es necesario realizar actividades muy intensas para lograr beneficios por parte de la actividad física (Wilmore y Costil, 2007).